Etiquetes

, , , , ,

El programa electoral de la federación catalanista capitaliza el discurso nacional y la creación Crear un Estado catalán dentro de la UE

Ese es el objetivo primordial de Convergència i Unió de cara a las elecciones del 25-N y la próxima legislatura. Y es que los principales ejes de actuación de la federación nacionalista siguen siendo los mismos – lucha contra la crisis económica, creación de empleo, asegurar el bienestar de los catalanes – a excepción de el nacional. En 2010 la prioridad era ejercer el derecho a decidir ampliando el autogobierno catalán con un modelo de financiación propio, pero la propuesta de pacto fiscal quedó ahogada en el “no” de Mariano Rajoy. En el programa actual, el partido liderado por Artur Mas da un paso al frente y apunta a la creación de un estado propio dentro de la UE. CiU hace de Europa la razón sine qua non de su transición nacional y eso se ve reflejado en el título del programa, Catalunya 2020, un claro guiño a la Estrategia Europea 2020, donde enmarcan sus objetivos. Para alcanzar su meta se proponen la creación de un espacio fiscal catalán, la hacienda propia, que permita a Catalunya gestionar todos sus impuestos. La creación de un estado catalán serviría para resolver, a la vez, las aspiraciones nacionales y económicas que la federación había planteado por separado, y con menos ambición, en las últimas elecciones.

La segunda línea de acción del programa de los catalanistas, similar a la propuesta de 2010 a causa de haber visto interrumpido el mandato en la Generalitat en su segundo año, esta capitalizada por el discurso económico. El paro y la creación de ocupación están en el punto de mira de CiU, que conoce de primera mano la situación crítica por la que pasa Catalunya, una de las comunidades mas castigadas por la crisis. En el programa de 2010, Canvi sí, el paro y la creación de puestos de trabajo también eran parte importante del discurso pero figuraban detrás de otros temas como la salud, la educación o la seguridad, señal de la preocupación que genera este asunto a la sociedad catalana. Para cumplir el objetivo de reducir el paro y aumentar la ocupación proponen crear políticas públicas de ayuda a las empresas y flexibilizar el sistema de negociación colectiva. Detrás de la economía pero también como puntos capitales del programa hay sanidad y educación, dos pilares del estado del bienestar que se han visto ajustados con las políticas de austeridad del gobierno de Mas y que han indignado a miles de catalanes. En educación, se ha apostado por reducir el fracaso escolar y mejorar la formación creando una ley educativa catalana que fomente el catalán, potenciando la formación profesional y amoldando la universidades catalanas al sistema europeo. En sanidad se refuerza la idea de un sistema público de calidad aunque se apunta que se seguirán haciendo las reformas necesarias para una mejor gestión y, como en el sistema educativo, se menciona los beneficios que aportaría la hacienda propia.